25 agosto 2006


Diversos medios publican hoy las primeras fotografías sobre el zulo en el que permaneció cautiva durante ocho años Natascha Kampusch. Las autoridades afirman que la joven muestra síntomas de un fuerte Síndrome de Estocolmo.

 

¿Pero dicho síndrome era de Estocolmo o de Helsinki? Quizá en España, que andamos más cultivados que en USA, sabemos que la expresión correcta es la primera. Esta expresión fue acuñada en 1973, tras de el robo del banco Kreditbanken en Suecia. Tras seis días de secuestro, los rehenes se convirtieron en fervientes defensores de sus captores.

Posteriormente varias películas y series de TV lo han citado como el Síndrome de Helsinki. La primera vez que se utilizó esta expresión fue en la película La Jungla de cristal. En una de las escenas un psicólogo la cita durante un programa de entrevistas. No sabemos si fue un error del guionista o una sátira deliberada. El tema es que la confusión estará servida para el resto de los tiempos.

 

Hay días que de verdad nos ponen muy difícil tomarnos en serio las noticias.

Una periodista, esclava sexual durante cuatro meses del millonario saudí, menciona en su autobiografía que Bin Laden estaba obsesionado con Whitney Houston.

¿Lo ven?

Hoy es el día en el que obtendremos la respuesta…

La joven del agua

¿Lo habrá vuelto a conseguir?