Paseando ayer por las bellas callejuelas de mi ciudad, topé con el anuncio de un desdichado vecino al que nadie le quiere comprar su vivienda. Tanta demanda de pisos, tanta burbuja inmobiliaria, y aquí el señor que no da abasto poniedo cartelitos. Exactamente ocho.

Anuncios