agosto 2006


Conocerán, supongo, la trama del famoso filme de Steven Spilberg Salvar al soldado Ryan, ganador de cinco oscars. Narraba las peripecias de un escuadrón de soldados cuya misión era rescatar al único vivo de cuatro hermanos caídos en combate. Para ello, tras el desembarco de Normandía, se internaban en la Francia ocupada y conseguían localizar al soldadito.

 

Israel acaba de finalizar su versión particular de este filme. Se titula Opá, sálvame el kipá, y trata del rescate en tierras libanesas de dos soldados israelíes que portan un kipá de la eurocopa 2008.

Kipá que tiene que salvar los soldaillo.

Kipá que tienen que salvar los soldaillo.

Aunque esta versión presenta sutiles diferencias con la versión americana:

  • En la americana utilizan un escuadrón de ocho hombres, en la israelí un ejercito de 20 aviones.
  • En la americana utilizan fusiles, en la israelí 23 toneladas de bombas.
  • En la americana los franceses recuperan su país. En la israelí se obliga a desplazar a un millón de personas.
  • En la americana matan de camino a un puñado de alemanes. En la israelí tienen que provocar 1.000 muertes, la mayoría civiles.
  • En la americana era una guerra justa, en la israelí pretenden que lo sea.
  • En la americana encuentran a Ryan. En la israelí, después de tanto jaleo, todavía los buscan.

Las modas americanas sembraron tendencias allá durante la caída del glamour francaise, tras lel Segundo Horror Mundial. Luego con Reagan se impusieron las gorras de beisbol y las camisetas estrelladas. Ahora el War Fashion se impone. Así es USA. Neutral, pacificador, salvador de almas. Baratitas y de todas las tallas, oiga.

Hay quien no le ve utilidad. Sin embargo es diáfana como el día. La monarquía les alegra la vida a aquellos que no tiene donde caerse muerto. Los del montón malo. Los que no se pueden permitir ir por la vida trincando la teta que se le antoje. Y ahora dicen que la foto es de hace tres años, como si eso les otorgara el perdón del cielo. Bienaventurado Enrique de Inglaterra, que les alegra la vida a tantos. Bienaventurada la monarquía.

Ya termina la pesadilla. Es la hora de depurar responsabilidades. Hay incendiarios de mechero y otros de lengua. Aunque estos últimos ya los aguantamos todo el año.

Impresionante vista satélite hace exactamente una semana

Continuamos nuestro peregrinar por las bravías y vírgenes playas de esta nuestra Hispania zapateril. Acabo de regresar de una breve visita familiar a las tierras donde John Waine se hizo un hombre: Almería. Esa tierra maravillosa y desértica del sudeste español. Allí podemos disfrutar de la belleza del Cabo de Gata, famoso por la canción de Pepe Da Rosa, pero también por su condición de Parque Natural.

Sus playas, vírgenes, de arena limpia y pedrusco rodao, tienen el agua más cristalina de todo el litoral español. Lástima que allí no sople el mismo Levante que en Cádiz, para así barrer del mapa a tanto desalmao.

La localidad de Carboneras, sita en Cabo de Gata, dispone de varias playas que todo fiel de Neptuno debe visitar al menos una vez en su vida. Entre ellas la playa de Los Muertos, de difícil acceso y nombre chungo, pero de un líquido elemento que hacer honor a su bondad de incoloro. Ha sido considerada recientemente Reserva de la Biosfera.

Carboneras, y en concreto su ayuntamiento, es también famoso por animar y permitir la construcción en pleno parque natural de un hotel que bien podrían nombrarlo Vandellós III a tenor de su forma. Esta es la playa del Algarrobico.

Afortunadamente la Junta de Andalucía va a comprar la finca del hotel para proceder a su demolición, y rectificar así una defensa que ha ejercido durante años. Este milagro no sucederá en El Palmar, en Cádiz, comentado hace unos días, donde sí que el Resort previsto para construir va viento en popa.

Galicia se quema. Intereses económicos (lo de siempre) se apuntan como las principales motivaciones tras los pirómanos responsables de tal barbaridad. Y sale la ministra del ramo y hace unas declaraciones pelín arriesgadas (sobre todo sin dar pruebas, es de suponer que las tiene):

” algunos de los autores podrían ser ‘personas con actitudes despechadas por no haber sido contratados en brigadas forestales’ “

Portada de cierto periódico de hoy:

Crispa, que algo queda.

Pues que resulta que un fotógrafo de Reuters usaba el Photoshop para darle más “realismo” a las fotos que tomaba en Líbano.

Por lo visto la liebre saltó en varios blogs.

Estaba pensando yo en qué montajes hay últimamente por estos lares dignos de tanto revuelo cuando en la web de Ignacio Escolar me topé con esta entrada de la wikipedia:

Las mentiras de los agujeros negros del 11-M

Pero no tiene comparación ¿no?

« Página anteriorPágina siguiente »