Impecable artículo de Ignacio Escolar:

“Con su cara de buen chico, con su mirada a la vez enigmática y serena, con el pelo y la corbata en su sitio, con sus labios finos como una cicatriz o la hendidura de una hucha, con ese aire de cordero degollado que sube al altar con la misma impasibilidad con el que se escala un cadalso sobre el que reposa el hacha de una condena a 3.000 años de cárcel, tan distinto del tarado patibulario y asocial que nos han presentado las fotos y versiones policiales, he aquí al hombre”

 

Ni su madre hablaría mejor de él. Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, le dedica carta de recomendación y portada a cinco columnas a uno de los principales responsables de la mayor matanza terroristas que ha vivido España en toda su historia. El acusado se declara inocente -¡quién no lo haría con tanta cobertura aérea!- y dice ser “una víctima de un golpe de Estado encubierto tras un grupo de musulmanes”.

Aquí donde lo ven, con esa cara de yerno perfecto, está acusado de la muerte de 192 personas, de 1.755 asesinatos en grado de tentativa, de colaborar con una organización terrorista, del intento de 18 asesinatos por la explosión de Leganés, de tráfico, tenencia, suministro y depósito de sustancias explosivas. La sentencia del juicio a Gabril Montoya., ‘El Gitanillo’, deja como hecho probado que fue este buen chico quien robó los explosivos de una mina en Asturias para después vendérselos a los terroristas islamistas. La Justicia pide para él más de 3.000 años de cárcel. La caverna lo prefiere libre si con ello consiguen salvar el buen nombre de Aznar.

Hay que buscar en los archivos de Gara o Egin para encontrar otro diario que haya puesto tanto empeño en la defensa de un terrorista. Mañana habrá más, pues lo de hoy era sólo la previa de una entrevista que vendrá por entregas. Lo mismo en el siguiente capítulo abren el diario con una imagen de su primera comunión. Sólo así mejorarían lo de hoy: una foto de su boda en portada para presentarnos al pobre asesino con aire de cordero degollado.

Anuncios