No ha habido vacaciones estivales en el Vaticano. Regresa el creacionismo de la mano de Benedicto XVI. Adiós a Darwin y 150 años de paleontología, biología, zoología, genética, historia y antropología. La Iglesia, reinventándose cada siglo, al estilo de comunismos, fascismos y monarquías. Alzando bufidos con el agua empapándole la papada al Papa. Ahora nos vienen con un apelativo de glamour: El diseño inteligente. Que no es más que una vuelta de tuerca a lo que ya conocíamos. Ignora Benedicto que no tiene de qué preocuparse. Ya otros más guapos y más listos se encargan de abrir camino en la selva a machetazos. Es el caso de Phoebe Buffay, en Friends, enfrentándose a los discursos evolucionistas de su amigo Ross el paleontólogo. En España el estandarte de la nueva ola creacionista la puede liderar sin duda alguna Don César Vidal. La Cope es así. Enhorabuena por tener las cosas claras (como dice un amigo librepensante :Tengo que reconocerlo: ¡me he enganchado! Bueno, en realidad, me estoy desintoxicando. He de avisaros: La Cope es droga dura. Todo comienza como un “vamos a ver lo que dicen aquí”, luego te justificas con un “hay que conocer al enemigo”, y finalmente ya no lo puedes controlar)

 

Pregunta: ¿Está de acuerdo con las peticiones de los creacionistas que piden que en los libros donde se exponga la teoría de la evolución de Darwin haya una advertencia que aclare que se trata solo de una teoría y que debe tomarse como tal? Si su respuesta es afirmativa ¿No cree que tal advertencia la deberían llevar también las Biblias?

Cesar Vidal: 1. No soy dogmático sobre el tema, pero me parece razonable. Es una teoría -la de la evolución- y como tal debe tomarse. 2. La diferencia está en que las Biblias nunca han pretendido ser una teoría ni tampoco creo que sea lógico acercarse a su texto como si se tratara de una teoría. Pero si, efectivamente, el texto bíblico se presentara como una teoría lo que usted dice sería de recibo.

Lo que al parecer no termina de entender este señor, ni tantos doctores de la Iglesia a sueldo que intentarán montar el nuevo esquema sobre el origen del hombre, es que no es posible escudarse en la condición de teoría que acompaña al evolucionismo. Al decir “Bueno, es una teoría” quieren decir en realidad que se trata de una hipótesis. Pero esto es una confusión en toda regla originada en el significado de la palabra teoría, que es diferente según se refiera a matemáticas, ciencias o se utilice en el lenguaje popular. Ciertamente, cuando oímos que algo es conocido “en teoría”, lo interpretamos como una suposición no demostrada. Sin embargo una teoría científica (en este caso el evolucionismo) es un conjunto de afirmaciones científicas con una base empírica firme. Para que nos entendamos: la Ley de la Gravitación Universal, la de la manzana, también está considerada una teoría. Sin embargo nadie la pone en duda. Aunque ya no sé qué pensar.