Aunque en pleno sábado febril, sentimos mucho continuar con la bomba del fin de semana. Si bien esto se puede considerar la bomba de la bomba.

Titular, a bombo y platillo, en los medios afines a la supuesta trama del 11-M (El Mundo y Libertad Digital):

Garzón imputa por falsedad a los peritos que vincularon a ETA con el 11-M

El españolito de a pie que lea este artículo o que lo vea por televisión mientras degusta la paella del sábado pensará a priori: “Menudo follón, al final va a resultar que sí que está compinchá la policía, el psoe y la eta pa lo del 11-M.”

Si embargo es exactamente lo contrario. El delito de falsedad lo cometen los peritos para intentar avivar el fuego de la trama. Sacan del ordenador un informe de hace año y medio, lo firman y sellan como actual y se lo pasan al jefe supremo (jefe de la Unidad de Análisis Científico). El mismo que en su día descartó el jefe intermedio (jefe de sección). El Mundo tenía razón en su artículo de hace una semana: la policía falseó documentos, sólo que era con intención de vincular Eta y 11-M, y no lo contrario. O sea que, puestos a elucubrar, no sería decabellado pensar que a estos señores los ha comprado Pedro J. Ramírez, Losantos o la madre que los parió para falsificar un documento y que salga a la luz en el mismo momento en el que el periódico El Mundo hace noticia del famoso informe del ácido bórico.

Eso sucede el viernes. El sábado no podemos salir de nuestro asombro. Mientras en la edición publicada en internet no aparece dicha noticia en la portada (en internet es más difícil luchar contra los miles de foros y blogs de opinión), en la versión impresa Pedro J. continúa su demencial huída hacia adelante: Montaje de Garzón para criminalizar a los peritos que denunciaron la falsificación. En su editorial sugiere un posible caso de prevaricación. A Pedro J. Ramírez se le puede caer el poco pelo que le queda.

¿Ustedes entienden algo? Sí, ya, demasiado lío. Sigan con la paella que yo también me he quedao igual.

Anuncios