El lunes 31 de julio pasado, a eso de las 10 de la mañana, recibí una llamada de Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, que dijo hallarse ya de vacaciones en Mallorca dispuesto, según manifestación propia, a dirigir las maniobras navales en defensa de su piscina en la Costa de los Pinos. Bastante nervioso, me anuncia que, aprovechando el parón agosteño, quería hacer cambios en el suplemento dominical Nueva Economía y había decidido prescindir de mi Rueda de la Fortuna, que desde hace años venía publicándose en el diario. Mi respuesta fue escueta: estás en tu derecho. Fin de la conversación.

Así comienza su artículo Jesús Cacho, director de elconfidencial.com y hasta hoy articulista del suplemento de economía de El Mundo. Al parecer las simpatías de Pedro J. con los pesos pesado del poder y el dinero son suficientes para coartar la libertad de prensa. Es evidente que dicha libertad todavía no llegó a este país, al margen de que el medio sea de derechas o de izquierdas. El artículo completo no tiene desperdicio. Lo puedes leer aquí y aquí.