Pocos minutos antes de que despegue un avión con destino a EEUU las autoridades estadounidenses de fronteras saben más cosas de usted que el vecino con el que se cruza todos los días en el ascensor. Es muy probable que él conozca su nombre y sus apellidos, y lógicamente, su dirección. Pero los funcionarios estadounidenses ya podrían hacerle una llamada de teléfono, enviarle un mensaje a su dirección de correo electrónico o llamar a su banco para preguntar sobre la cuenta con la que ha pagado el billete.

Pero no son los únicos detalles que las compañías aéreas que vuelan hasta EEUU sabrán de usted antes incluso de que despegue su avión.

Hasta 34 datos como el número del asiento que ocupará, la fecha en la que compró el billete y el número de éste, la agencia de viajes y el agente que se lo vendió, si es un billete de sólo ida, el historial de los posibles cambios de fechas o vuelos y el número de las maletas con las que viaja con los correspondientes números de etiquetado, son otros de los muchos datos que las aerolíneas que vuelan a territorio estadounidense están obligadas a ofrecer si quieren aterrizar allí con todos sus pasajeros.

Más en cincodias.com