17 octubre 2006


¿Han visto alguna vez a Álvaro Pombo en acción? Es un nervio andante. Un huracán de ironía y conocimiento. Cuando expele palabros por esa boquita las ideas son escupidas de antemano, tropezándose entre sí, desconcertando al oyente. Te echas unas risas al menos. A la pluma el Pombo es más frágil. Las ideas también se entremezclan, pero da tiempo a pensar. Este poeta y novelista barbicano, con los mismo años que el desfile de la victoria, que pregona su homosexualidad sin pudor, casi provocando el sonrojo del periodista que jamás había oído su nombre hasta hoy, quien no acaba de creerse tan insólita confesión. Vamos, que le parece cachondeo. Pues sí. El Pombo se nos vende. Y no le culpo. De esta manera le pasará como a la Etxevarría antes de hacer la inútil delante de las cámaras, que nada más que la conocían las tortilleras. Pues eso es lo bueno del Planeta. Que te leen en la playa los que no pasan del Micho 1. Y me parece de puta madre. Que ya los dan braun y los alatristes ya dieron lo suyo. Be water, my friend, que le diría el bruce lee. Qué bueno el Pombo.

El pasado domingo noche en vez de deleitarme en La Primera con los sensuales gritos de la Bullock, decido echar un vistazo a algo que comienza en La 2. No puedo menos que escandalizarme ante lo que veo. Un documental sobre temática anticapialista como jamás vi en una televisión pública. El escándalo, prosigo, no proviene del tema en sí, que ya tiene miga, sino del hecho de de que sea incapaz de recordar si años anteriores emitieron en la tele algo parecido. Repasa el panorama econónico mundial desde varias opiniones, reparando en las incoherencias del actual liberalismo, poniendo verde a Telefónica, Endesa o General Motors, para luego centrarse en los orígenes de la crisis economica argentina. Me lo trago sin contemplaciones, y aún a más conciencia cuando observo que la prensa neoliberal española la censura en primera plana y a los cuatro vientos. Es el primer capítulo de un serie llamada Voces contra la globalización, donde participan escritores, intelectuales y premios nóbel. Los neocon acusan al gobierno de emitir este tipo de documentales y no otros de signo contrario, como Globalisation is good, de Johan Norberg. Que si eso es pluralismo y tal. Puede que tengan razón. Esta es la tele del Zapa, Dios mediante. Pero también es verdad que los más poderosos poseen más y mejores canales de inlfuencia para dar a conocer al mundo su obra globacitaria: la prensa, la publicidad, la bolsa, los precios del crudo. ¿Han probado a leer algún texto de los utilizados en las licenciaturas de economía o empresariales? Pues a esos medios me refiero. Prefiero que la televisión pública me refresque con estas cosas. De lo otro ya me entero cuando voy a al banco a pedir una hipoteca.