Altos representantes de los ministerios de educación y justicia han respaldado la presentación de un libro titulado “Descubrir el Islam”, con el objetivo, según sus responsables, de favorecer el encuentro intercultural y el diálogo religioso con la integración de los valores del Islam en el contexto socio-cultural español. […] Y ahora, agárrense a la silla si están de pie, porque es para caerse. Resulta que el tiempo dedicado a la enseñanza del Islam se va a incrementar hasta llegar a las 825 horas lectivas a lo largo del curso. Repito: ocho, dos, cinco, ochocientas veinticinco. Esto, en un momento en el que todavía no se ha alcanzado un acuerdo entre el gobierno y la Conferencia Episcopal Española, sobre el horario de las clases de religión católica y se está discutiendo si una hora a la semana, UNA HORA a la semana.

Palabras de César Vidal en su programa La Linterna de Cope el pasado martes. Según esta descerebrada reflexión, el niño musulmán estudiará religión islámica la totalidad de la jornada escolar durante toda la semana (ajusten), pero el niño católico sólo tendrá una hora lectiva a la semana de religión católica. Es evidente que es un error de cálculo pregonado con muy mala leche.

Vía Malaprensa

Anuncios