noviembre 2006


España esconde el rabo cuando se destapa la taza del retrete en que se ha convertido su más reciente pasado colonial. De los territorios perdidos en el pasado siglo, tres países son un claro ejemplo, no ya de violación de los derechos humanos, sino de la dejadez más absoluta. Son los renglones torcidos de España. Hablamos de Cuba, Sahara Occidental y Guinea Ecuatorial. A la primera le reímos durante décadas el gracejo carismático que suponen los regímenes comunistas. Hasta Franco le admiraba cariño. España, única seductora del régimen castrista, no mueve un ápice para conmover a sus dirigentes. Bien pudiera al menos pegar voces en el desierto para pedir la libertad de los presos políticos, alentando a Cuba a aprovechar los posibles beneficios heredados del comunismo y evolucionar hacia una verdadera democracia suprimiendo las taras del vicio. Otro país, o lo que queda de él, Sahara Occidental, burdamente arrebatado al nuevo orden internacional de las colonias liberadas mediante un golpe de gracia al moribundo régimen franquista, espera sediento el referéndum que les conduzca a la libertad. Pero sólo nosotros podemos luchar por un Sahara libre. España es el único país del mundo que eleva a la categoría de remordimiento la desidia sobre nuestros antiguos hermanos. Su independencia del criminal dominio marroquí es cosa nuestra, queramos o no.

Guinea es la guinda del pastel. Pocos de nosotros saben de nuestros antiguos lazos. Tal es el desconocimiento de los españoles que la mayoría de artículos relacionados con Guinea se ven forzados a preludiar en breves líneas nuestro reciente nexo. Ahora nos visita Teodoro Obiang ante el estupor de los grupos políticos. Zapatero, como todos sus antecesores, le hace la cucamona por el bien común y el sentido de la responsabilidad, dicen. La realidad es que Obiang representa todo aquello que Europa abandonó hace medio siglo: un poder unipartidista y personal que no repara en detener, torturar y asesinar a su antojo. Zapatero, absuelto en su condición de estadista, no puede dar rienda suelta al jacobinismo de que hizo gala en famosa sentada frente a la bandera americana. Mariano Rajoy, en la oposición, autopregonado firme defensor de la democracia y la libertad, sin responsabilidad estatal reconocida, alega una supuesta presión del gobierno para recibir a Obiang, y lo hace, pese a que jamás haría algo parecido con Castro. Ahora resulta que el líder de la oposición obedece pies juntillas la voluntad de Zapatero. Como se entere Losantos lo cuelga del palo mayor.

Por un lado enchironan a una asalariada de Telecinco y a un expresidente del Sevilla, entre otros, a cuenta de la “Operación Malaya”.

Por otra parte un promotor inmobiliario amenaza a un alcalde por no permitirle hacerse más millonario a costa de urbanizar salvajemente una zona en la que no están garantizados los suministros básicos de agua.

Pero lo que más me ha sorprendido, de largo, ha sido el anuncio que Antena 3 ha sobreimpresionado en mitad de un capítulo de los Simpsons, a eso de las 14:20 horas:

Esta tarde “En Antena” recibe al ex-jefe de la policía José Amedo, que se someterá a la prueba del polígrafo.

Cágate lorito. Espero que el aparato estuviera en garantía.

El primer ministro de Turquía se va para no coincidir con el Papa. Tayyip Erdogán firma esta basura teórica y gramatical con Zapatero [declaración de cooperación entre occidente y el mundo islámico] mientras esquiva al Papa ¿Qué pasa, que el Papa no es occidente? Cada vez es más evidente que no va a entrar Turquía en la Unión Europea, a pesar de que ha comprado, a través de la masonería, a buena parte de los dirigentes, especialmente los franceses. Pero lo que no puede ser, no puede ser.

Jiménez Losantos ayer en su tertulia de la Cope. Creo que leyó la noche antes “El asesinato del Papa”, el nuevo libro de Yucel Kaya, el Dan Brown turco. La novela, todo un éxito de ventas en Turquía, es una obra de intrigas y conspiraciones que, como ‘El código da Vinci’, ahonda en interpretaciones alternativas del cristianismo, la mitología, el Opus Dei y la masonería. Lo que le va a Losantos, vamos.

Gal no me gusta. Ni poco ni mucho ni nada. Los personajes que interpretan José García y Natalia Verbeke me parecen lamentables. No me los creo y no soporto la voz de García ni el tonillo de Verbeke. Jordi Mollá me resulta demasiado caricaturesco interpretando a Amedo. No entiendo por qué no dan nombres reales cuando todos sabemos a quién corresponden en la realidad. “Lobo” era una buena película de acción con varios fallos lamentables. Por ello me sorprende para mal que Miguel Courtouis haya hecho esto.

Ésto lo dice Carlos Boyero en su encuentro semanal con los lectores de elmundo.es. Hay que reconocer que independiente es un rato.

Ayer sábado, tres manifestaciones:

Lugar: Bilbao
Motivo: Independencia de Euskadi
Asistentes: 20.000
Afectados: 150.000 votantes de PCTV
Ratio movilización: 13%

Lugar: 14 Ciudades españolas
Motivo: Compensación afectados Afinsa y Forum
Asistentes: 7.000 (500 por ciudad)
Afectados: 350.000 inversores perjudicados
Ratio movilización: 2%

Lugar: Madrid
Motivo: Autodeterminación de Sáhara
Asistentes: 2.000
Afectados: 180.000 desplazados (sin contar muertos ni prisioneros de guerra)
Ratio movilización: 1%

Muchas familias planifican la compra de un piso como en el cuento de la lechera, asumiendo un final feliz. “Nos darán las llaves del piso nuevo en mayo. En enero pondremos a la venta nuestro piso y con lo que nos den pagaremos la hipoteca, nos quedará para dar una buena entrada y podremos dejar la hipoteca del piso nuevo en unos 1.200 euros, que podemos pagar justitos con los dos sueldos”. Ahora estas cuentas no se están cumpliendo. Los pisos tardan más en venderse y los intereses de la hipoteca que se previeron al comprar el nuevo piso se han incrementado hasta en un 20%. Gonzalo Bernardos, director de asesoría y consultoría inmobiliaria de la u.b, explica que “en barcelona se están alargando los plazos y ya cuesta seis o nueve meses vender un piso. La gente que ha comprado otro ese retraso le está poniendo en aprietos”. Bernardos recuerda también que el valor de los pisos de segunda mano a veces no se fija según una valoración objetiva, sino “pensando en el crédito que pueden asumir para pagar la cuota”. Antes esa sobrevaloración era absorbida en pocos meses por la subida del mercado. Ahora esto no se produce y el piso no se vende.

Leído el martes en La Vanguardia

Escolar nos obsequia con esta joya. La familia del ultraconservador senador republicano Rick Santorum, desolada mientras éste admite su derrota ante la prensa.

« Página anteriorPágina siguiente »