McDonalds se gasta miles y miles de dólares en campañas que defienden la composición nutricional de sus productos, probablemente buscando muletas a las que asirse a la hora de defenderse de las acusaciones de promover la obesidad infantil. Pues ahora de repente:

McDonalds instala gimnasios infantiles en sus locales para combatir la obesidad

Mira que si la ministra no va a estar equivocada a la hora de denunciar ciertas campañas de publicidad

(¡Ojo! El anterior enlace se corresponde con un artículo del ¿insigne? articulista Jorge Valín. Adminístrese con precaución).

Anuncios