Se acabó lo que se daba, darlings.

Vía Pitodoble