De cómo una valiosa apuesta acaba mutando en esperpento. Periodista Digital nació durante el boom del periodismo en la red como una alternativa a los medios tradicionales. Su director, Alfonso Rojo, prestigioso reportero de guerra y escritor, apostó fuerte por su producto una vez que Pedro J. le diera la patada en diciembre de 2004. Alfonso había estado quince años al frente de El Mundo como adjunto a la dirección. Al parecer a Pedro J. No le caía en gracia su participación en Progragonistas, junto a Luis del Olmo.

Periodista Digital nació como recopilatorio de noticias en la red. Durante la mañana recopilaba los mejores textos de las principales fuentes y los mostraba en portada. Una fórmula excelente para lectores independientes y con poco tiempo.

El Mundo y El País acorralaron a Rojo. Al parecer no era muy legal eso de copiar y pegar texto por el morro. De todas formas da igual que fuera legal o no. La maquinaria mediática de los dos grandes puede aplastar sin esfuerzo al principiante. Periodista Digital decide entonces no copiar los textos y mostrar sólo las cabeceras y los enlaces. Craso error. La persecución de los monstruos de la información prosigue, obligando al periódico a mostrar en portada solamente un artículo resumen citando las principales noticias del día. Decide hacer de las bitácoras su artillería pesada, abriendo de par en par la participación mediante comentarios. Cientos de trolls acampan a sus anchas. Los administradores potencian los filtros, pero es inútil. Es el caos.

La última avanzadilla de Periodista Digital es la mutación hacia el periodismo incendiario. La prensa de opinión al estilo tabernero, como Libertad Digital o El Plural. Poco más o menos como escuchar al taxista o al barbero. Se escora hacia la derecha hasta el naufragio, emulando a Jiménez Losantos de la manera más burda. Los titulares de los artículos son del tipo “Ahora resulta…” o “¿Qué fue de…?”, usando exabruptos y motes. Con lo cual se acabó la información neutral y un periodismo abierto, participativo y de calidad. Pero esta publicación está abocada al fracaso, más que nada porque el mercado de la derecha está copado por los medios de Losantos, que es bastante más listo y ambicioso que Alfonso Rojo.

Últimas perlas en titulares de Periodista Digital:

  • ¿Dirá ZP a sus padres que trataba con asesinos? (acerca de los ecuatorianos víctimas de ETA)
  • Gemma Nierga, la segunda de la SER, no se desmarca de las tesis gubernamentales ni borracha (acerca del atentado de Barajas)
  • El cocodrilo abría la boca… y Zapatero creía que le sonreía
  • Pío Moa: «La idea que tiene ETA del franquismo es la misma que tiene ZP»
  • La nueva `ley mordaza´ de ZP quiere instaurar la censura en todo Internet
  • ¿Aprenderá la lección ZP o sigue con la mano tendida?
Anuncios