O eso es lo que nos dicen que no se ha producido tras la manifestación de ayer. El caso es que aparentemente eso no le parece bien a todo el mundo:

La fractura social por la política anti-terrorista ha movilizado este sábado a 175.000 personas –174.824, según la Delegación del Gobierno, que concedió 129.715 a la última manifestación de la AVT– en Madrid. Los sindicatos convocantes ni siquiera se han atrevido a dar una cifra. Insistentemente publicitada, la manifestación “Por la paz, la vida y la libertad. Contra el terrorismo” ha resultado un desangelado plebiscito a favor del Gobierno y en contra de la Oposición.

Aunque bueno, también tienen otros importantísimos temas de los que ocuparse.

Anuncios