Los ministerios de Salud y Educación de Brasil han anunciado la instalación de dispensadores de preservativos en las escuelas públicas que tienen programas de educación sexual y reproductiva. El programa de lucha contra el SIDA que se aplica en Brasil es apoyado por la ONU. El Censo Escolar de 2005 indica que 98.000 escuelas tienen programas de prevención de enfermedades de transmisión sexual – SIDA. De ellas, el 17% de escuelas secundarias y el 9% de primaria, distribuyen preservativos gratuitamente. Sin embargo, aumentan los estudios que certifican el fracaso del preservativo como principal método de lucha contra el SIDA: Según el estudio publicado en el New England Journal of Medicine “Uso de preservativo y riesgo en mujeres jóvenes de adquirir el virus genital del papiloma humano (VPH)”.

Este texto sería esta semana portada en la prensa de todo el mundo si no fuera porque su fuente no es más que Hazteoir.org, esa esperpéntica web donde se entremezclan temas tan intimamente relacionados entre sí como los nacionalismos, el nudismo en las playas, el cataclismo venezolano o las proclamas antiabortistas. Lo peor de todo no es la hipocresía que se desprende de esta ristra de disparates, sino el daño que realmente hacen a la prevención del SIDA en todo el mundo.

Ya saben. Mejor a pelo.

Anuncios