La derecha española ha conseguido, en otro ejemplo de su capacidad para tergiversar la realidad, convertir en términos equivalentes a la expresión “sacrosanta unidad de la patria” y a la palabra “estado“.

Tal vez, movido por cierto afán didáctico que me resulta difícil evitar al tratar de determinados temas con según qué personas, sea conveniente revisar lo que quiere decir “preocuparse por el Estado”. Y como parece que la explicación puede resultar un poco compleja, tal vez sea mejor ir enumerando alguna de las cosas que no son “preocuparse por el Estado”, para, tal vez por eliminación, encontrar el verdadero significado de ese concepto.

Preocuparse por el Estado no es, por ejemplo, que una embarazada tenga que parir en el Metro de Madrid, porque no haya ambulancias disponibles para trasladarla a un hospital. Preocuparse por el Estado sería conseguir que la embarazada llamara a urgencias, y éstos tuvieran ambulancias y personal suficientes para atenderla y trasladarla a un hospital cercano a su domicilio, bien equipado, y no masificado.

Por César Tardáguila. Seguir leyendo…

Anuncios