Si obviamos la anécdota de la foto (que claramente busca mantenerse en boca de la audiencia), hemos de reconocer que al menos ha tenido la decencia de arrepentirse y pedir disculpas. Ahora sólo le falta pedir disculpas por trabajar en un medio tan claramente manipulado y tendencioso (ojo, algo común en todas las televisiones autonómicas).

Anuncios