febrero 2007


Yo lo veo como un primer paso hacia la recuperación de la credibilidad de los debates parlamentarios. Hemos pasado del:

  • Eres un chorizo.
  • Tú más.
  • Reconoce que has *****
  • Que cara tienes, eso será cuando tú reconozcas que cuando gobernabas habías *****.
  • No, porque tú antes habías ******
  • ¡¡¡Y tú mas!!!

A otro modelo de debate más irónico, con más ingenio y, de largo, más entretenido.

  • Bermejo: “Les agradezco el recibimiento amable que me han dispensado y, sobre todo, que no me hayan acusado también de ser el responsable del calentamiento global o del Big Bang.”
  • Acebes: “No hemos venido a hacer gracietas, y menos con este tema.”
  • Bermejo: “Para ilegalizar a un partido hacen falta pruebas. Sé que usted tiene una escasa experiencia en los tribunales, pero le invito formalmente a que se venga usted conmigo al ministerio; tenemos allí un cuadro que colgar, que es el suyo, y mientras le colgamos, que estaré encantado de hacerlo con usted, le voy a explicar cómo se plantea un proceso de esos y me va a entender, estoy seguro”. […]
  • Zaplana: “Le recibo con todo el afecto del mundo” […]
  • Bermejo: “Quizá usted, de ordenación del territorio y de ladrillos me pueda dar lecciones, pero no en el ámbito del derecho, señor Zaplana”. […]
  • Michavila: “Su intervención ha sido bochornosa e impropia de un ministro de Justicia, que es el notario mayor del Reino. Me alegro de verle hoy aquí. Es usted por fin político, solo político y nada más que político.”
  • Bermejo: “No sabe cómo me gusta poder darle la bienvenida, pero ya sabía que era difícil, porque el diputado ausente rara vez aparece”.

Cierto es que igual así no se avanza nada en los debates parlamentarios, pero al menos nos echamos unas risas ¿no? Gracias, Bermejo.

Si obviamos la anécdota de la foto (que claramente busca mantenerse en boca de la audiencia), hemos de reconocer que al menos ha tenido la decencia de arrepentirse y pedir disculpas. Ahora sólo le falta pedir disculpas por trabajar en un medio tan claramente manipulado y tendencioso (ojo, algo común en todas las televisiones autonómicas).

Visto en malaprensa

El que no se consuela es por que no quiere. Los andalucistas están entusiasmados con un 9,4% de NO. Este porcentaje es superior a su representación en la cámara andaluza. Su alegría es falaz, ya que también habrán optado por el NO los nostálgicos del generalísimo, los desencantados de la actual política y los votantes de castigo a la falta de información. Manuel Chaves justifica la abstención con el famoso cuento de la batalla ganada de antemano. Para qué votar, se dice uno, si ya sale el SI andando solo. El PP aprovecha el tirón y arremete argumentando una irresponsabilidad de la cual es cómplice. Todos se desconciertan ante la alta abstención. Esperaban al menos un 50%. Les hubiera bastado con leer Chapitel de vez en cuando. Ya auguramos un mes antes que la participación no llegaría al 40%. Con todo, nos quedamos cortos. Ha quedado casi 4 puntos por debajo, con un 36,28%. Y los políticos se niegan a aceptar lo evidente: La principal causa de la alta abstención no es más que la desinformación más absoluta. La anécdota se vuelve tragedia en Cádiz, donde el domingo de carnaval ha rebajado la participación al 30%. Este hecho también lo habíamos previsto. Me pregunto si los señores cabezas pensantes de la Junta habrían admitido un referéndum el primer domingo de la feria de Sevilla. Que sí, que no es excusa. Pero coño, al pueblo hay que ponérselo más facilito.

Por cierto, es la primera vez en todos mis años de votante que en la mesa me espera un triste presidente y dos tristes vocales. Ni un solo interventor de partidos. No será porque anden escasos de mano de obra, la semana pasada estuvo por aquí un tal Rajoy y muchos se pidieron la mañana para darle la mano.

¿Sabe qué es un estatuto? (I)
¿Sabe qué es un estatuto? (II)

  1. Sólo uno de cada tres andaluces ha votado en el referéndum sobre la reforma del estatuto autonómico.
  2. Ni siquiera uno de cada tres andaluces ha votado a favor de las reformas.
  3. Ni siquiera uno de cada treinta andaluces ha votado en contra de las reformas.

Seleccione una interpretación según le convenga. Gracias.

Vista en El Periódico

« Página anteriorPágina siguiente »