Una sesión de Internet a través del servicio GPRS de tu teléfono móvil cuesta, así a ojo, medio euro. Esto da para diez minutos, el tiempo de esperar el autobús. Qué menos que poder ojear las noticias, aunque sólo sean los titulares, ya que el cuerpo de algunos encabezados suele requerir una suscripción adicional. Pues bien. Resulta que la Cadena Ser en su versión WAP lleva semanas, quizá meses, con las mismas noticias. Exactamente las que fueron publicadas el 10 de diciembre de 2003, hace más de tres años. ¿Se imaginan que sucediera lo mismo con su pagina web convencional?

Para usuarios de Vodafone prueben a pulsar: Noticias, Cadena Ser, 1.Noticias y luego cualquier sección (en deportes no he probado, pero será la monda).

Al principio me he sentido un poco estafado. Más que nada porque estos servicios están acordados entre la operadora de móvil y las editoriales, y estás pagando por este “conjunto” de servicios. No es como Internet, donde saltas de una dirección a otra sin coste y puedes permitirte el lujo de no visitar más una web si no funciona adecuadamente. Pero tras la indignación ha brotado el alborozo. Quedan las perlas de la antigüedad aznarí. Quizá es lo que les ocurre a los de la Ser, sienten nostalgia WAP de aquellos meses convulsos.

Allá van las perlas:

  • Trillo anuncia la detención de los presuntos asesinos de Bernal (ya morían españoles en Irak).
  • El senado aprueba la reforma del código Penal contra el plan Ibarretxe (qué tiempos aquellos).
  • Benach propone a Maragall como candidato a presidir la Generalitat (si supieran que tras él acabaría un charnego en la silla).
  • Rato asegura que una pareja puede comprar un piso con sólo el 19% de su renta (permítanme que me siente a troncharme).
  • Obiang suspende su reunión con Aznar por ajustes de última hora (creo que éste sí que es un dictador, y no Chávez).


Anuncios