Lo es. No es necesario inflar los datos. No es necesario alimentar la mentira. ¿Tienen derecho los ciudadanos a manifestarse por el motivo que estimen? Sí, lo tienen. Hay quien piensa que España se rinde, se desintegra o se lobotomiza, y nadie es quien para quitarles esa idea. Allá ellos. Esto es una democracia. Pero las cifras claras. Trescientas mil almas es una cifra digna. Mil autobuses son muchos. Pero 2.100.000 de personas en Colón, Serrano y Recoletos es simplemente imposible.