Marquesinas, coches, fachadas… todo está inundado por Cádiz y alrededores de pegatinas y carteles con el ya famoso lema “Delphi no se cierra“, que comprendo pero no comparto del todo (el mismo sistema capitalista que aplaudimos cuando nos da, debe ser asumido cuando nos quita). Delphi muy probablemente se cerrará, se deslocalizará y trasladará su producción al este de Europa (como parece ser que tiene planeado), pero antes tienen que quedar claritas una serie de cuestiones:

  • ¿Qué ocurre con los 62 millones de euros que recibió la empresa de las arcas públicas españolas?
  • ¿Es cierto que tiene pérdidas? ¿O es una mera excusa para buscar emplazamientos más ventajosos en cuanto a costes laborales?
  • ¿De qué van a vivir las aproximadamente 5000 personas que ven peligrar, directa o indirectamente, sus puestos de trabajo?

Y todo ésto a dos meses de elecciones locales, lo cual hace que los parásitos salgan a la luz…