• Los dos se (auto)erigen como líderes nacionales, como salvadores del orgullo patrio.
  • Los dos añoran un pasado glorioso.
  • A los dos no les hacen todo el caso que debieran sus subordinados.
  • A los dos les pierden, en ocasiones, sus declaraciones.
  • Los dos ganan amistosos …y pierden en las competiciones oficiales.

 

Seguro que hay muchas más semejanzas.