Portada en todos los diarios. Zapatero se pega dos horas haciendo lo que ningún presidente hizo jamás en este país. Cierto es que barrió para casa, como buen político. Rezumó torrentes de cifras y estadísticas por ese piquito. Ofreció soluciones, a su modo, al 99% de los problemas de los españoles. Al final sólo quedó en titulares el precio del café, la anécdota de la noche. Como siempre, nos regalan un palacio y nos quejamos de la veleta. Qué quieren que les diga. El euro nos ha jodido, cierto. Pero a mí, diariamente, un cortado me sale por 80 céntimos. Eso sí, no te lo tomes en la calle Serrano, gañán.

Anuncios