Han lastimado profundamente los sentimientos religiosos del Pueblo de Dios las fotografías blasfemas y obscenas que en burla y mofa de Nuestro Señor Jesucristo y de su Santísima Madre han sido publicadas en Extremadura. Y han acudido a mí numerosos sacerdotes, religiosos y fieles en demanda de que haya en nuestra Diócesis algún acto de pública reparación, con el cual los fieles diocesanos al tiempo que muestran su rechazo por tales blasfemias expresen a Dios Nuestro Señor sus sentimientos de reparación por estas blasfemias y por cuantas se profieren diariamente en las conversaciones o en cualquier otro medio. Sintonizando por mi parte con estos sentimientos de nuestro pueblo cristiano he aceptado la iniciativa de hacer actos públicos de reparación, y por ello vengo en disponer y dispongo:

1.- Todas las procesiones de Semana Santa de este año del Señor 2007 se ofrecerán a Dios Nuestro Señor como actos de reparación por las citadas blasfemias.

2.- Igualmente todos los Víacrucis, Horas Santas y otros actos de piedad que se celebren en las distintas parroquias e iglesias durante la Semana Santa tendrán como intención especial la reparación al Señor por éstas y por todas las blasfemias.

Así hasta siete puntos. Escribe Juan del Río Martín, obispo de Jerez. No tengo razones para no suscribir lo que propone este señor. Aunque ya puestos en faena, aprovechemos viacrucis y similares para la reparación de: utilización política del sentimiento religioso, calumnias e injurias en medios de comunicación, ocultación de abusos de sacerdotes pederastas, pasividad ante las injusticias sociales, privacidad del derecho a morir dignamente, prohibición del preservativo para evitar el sida, persecución del libre derecho a la unión civil, y así una larga lista que necesitaría, no una semana, sino todo un año de avemarías.

Anuncios