Hoy tome un taxi para ir a una cita. En el mismo la radio estaba puesta y sonaba lo último de la radio fórmula.
Hasta aquí nada extraño, todas las personas que hemos tomado un taxi alguna vez hemos vivido esta situación (salvo, claro está, que el amable conductor decida que es mucho mejor su conversación, cosa que por cierto suele ser cierta).Así pues pensarán si se me ha ido la pinza o sufro de algún tipo de oligofrenia. La cuestión es que estaba escuchando música en un lugar público (un taxi) y el citado conductor reconoció (el muy canalla, 😉 ) que no pagaba la cuota de la SGAE. Es mas, casi se mea de la risa ante mi pregunta.Pero en el fondo no era tan estúpida. Si los locales de hostelería, las peluquerías, comercios, etc,…, que ponen contenidos audiovisuales protegidos por derechos de autor están obligados a pagar las susodichas cuotas (por llamarlas de forma amable, en realidad me parece mas bien un acto puramente recaudador sin fin ninguno), ¿por qué motivo los taxis están exentos?.

Texto completo en La Tronera

Anuncios