Youssef Ahmidan, hermano pequeño de ‘El Chino’, ha declarado que aquel 3 de abril, Jamal llamó a su madre, que vive en Marruecos y le dijo que se iba a inmolar en los próximos minutos. Acto seguido, la hermana de Jamal, Latifa, llamó a Youssef para contárselo y Youssef llamó a la policía. Era por la tarde. Después, la policía fue a su casa y lo llevó a la comisaría, donde le comunicaron lo que había pasado: la explosión de Leganés en la que supuestamente estaba su hermano.Por su parte, Abdelkader Kounjaa, ha declarado que su hermano Abdennabi le llamó por teléfono en la tarde del 3 de abril, le dijo que estaba en Zarzaquemada, “rodeado de policía” y que “iba a ver a Dios”. “Ver a Dios es morirse, claro”, ha aclarado el testigo.

De El Mundo

Anuncios