Al parecer que una compañía suba en bolsa mil veces su valor no es noticia, pero sí que baje tanto como lo ha hecho estos días Astroc (al parecer por los amagos de huida de Amancio Ortega de su accionariado). En el Financial Times anuncian el fin del boom inmobiliario, y como dicen en El Blog Salmon, eso puede tener consecuencias funestas para nuestra economía:

El fin del boom inmobiliario puede significar un riesgo alto de desempleo para la economía. La construcción ha creado mucho empleo en los últimos años y una caída en la construcción de viviendas puede significar un fuerte descenso en el mismo. Habrá que ver si los demás sectores de la economía serían capaces de absorber los trabajadores que ya no se dediquen a la construcción. Por otro lado tal vez la inversión se dedique a otros campos donde la economía española está muy necesitada, como el I+D.

¿Soy yo, o huele a miedo en las miles de inmobiliarias que surgieron de la noche a la mañana buscando el dinero fácil?

Anuncios