Las tres que me ha hecho Kubuntu a la hora de instalarse:

  • Idioma a utilizar durante la instalación.
  • Partición en la que instalar el sistema.
  • Si deseo mantener la instalación de Windows y la de OpenSuSe que ha detectado en el disco.

Y en un rato ya he tenido el sistema plenamente en funcionamiento, con todos los dispositivos instalados y funcionando.

Ya sé que Linux asusta, pero cada vez tengo más claro que hay demasiado complejo y tabú sin fundamento.

Anuncios