El cine está de huelga, o al menos eso pretenden hacernos creer la patronal de exhibición cinematográfica Fece. Se oculta que la Distribuidora Alta Films, propietaria de la cadena de cines Renoir, permanece hoy abierta. Alta Films es propietaria de las salas de versión original Renoir Les Corts y Renoir Floridablanca, en Barcelona, y de los Renoir Princesa, Renoir Cuatro Caminos y Renoir Retiro en Madrid. Todas ellas son salas dedicadas a la proyección de cine en versión original subtitulada. Por cierto, menudo día el lunes para hacer una huelga. Si tanto querían hacerse notar, mejor un domingo.
Estos son los propósitos de Fece:

  • Se oponen a la obligación estatal de que un 25% de las películas que proyecten sean españolas. Dejan poco dinero, dicen.
  • Eso sí, piden la intervención del gobierno para frenar las condiciones norteamericanas de alquiler. Los americanos son muy careros, dicen.
  • También imploran que las películas tarden seis meses en llegar a lo videoclubes. Algo que no entiendo muy bien, cuando una película no suele estar en cartel más de dos semanas. Los que no se puedan permitir el cine por falta de tiempo o dinero recurrirán a nuestro amigo Emule.

Es curioso como la patronal rechaza o implora el intervencionismo estatal en su negocio al gusto. Yo que pensaba que seguía los postulados del Instituto de Pensamiento Estratégico, esa extraña asociación cuyo origen nadie conoce, pero bien que huele a lo que ya conocemos.

Anuncios