-¿Donativo? ¿Y desde cuándo hay que dar donativo para hacer la primera comunión?
-Pues no sé. El catequista del niño le ha dado un sobre para meter el dinero. Dicen que lo normal es dar lo que cuesta un cubierto del banquete.
-Pues cuando yo hice la comunión no había que pagar.
-La catequista nos ha explicado que como el Gobierno va a dejar de dar dinero a la Iglesia, hay que empezar a dar más donativos.

Esta conversación es real como la vida misma. La escuché hace pocas semanas, en una reunión familiar. Si bien la bondad de hacer un donativo a la Iglesia, a la Cruz Roja o a Chapistas sin fronteras es un acto loable y de bien nacido, afirmar semejantes embustes para convencer a los padres del susodicho donativo supone pervertir la realidad de manera deleznable. No sé si estos señores hacen la declaración de la renta. Yo sí. Basta con leer lo que uno paga.

En el ejercicio 2007 Iglesia y Estado llegaron a un nuevo acuerdo. El antiguo databa de 1979. El nuevo “convenio” supone:

  • Incremento de la aportación IRPF voluntaria del 0,52% al 0,7%.
  • Supresión de la financiación directa del gobierno, a causa del punto anterior.
  • Las operaciones comerciales de la Iglesia tributarán IVA, tal como la UE le exigía a España.
  • Presentación de memoria para justificar la distribución de gastos. Este punto es una cortesía, más que al gobierno, a los propios contribuyentes.

La Conferencia Episcopal recibió con satisfacción el nuevo acuerdo. Gracias a este cambio esperaban ingresar 168 millones de euros en 2007. En 2002 ingresaron 133 millones. Sobran las palabras.

Comuniones (I)
Comuniones (II)
Comuniones (III)