Echo de menos las portadas de “Noticias del mundo”, aquellas descabelladas teorías que mezclaban alienígenas, malformaciones, disparate y realidad actual.

Menos mal que de vez en cuando la prensa “seria” nos regala titulares estrambóticos que rozan la paranoia:

El Vaticano investiga si Juan Pablo II “salvó” a Kubica de la muerte en el GP de Canadá

¿Cómo se investiga algo así?  ¿Se revisa el tráfico aereo del día en la zona en busca de personajes asexuados con alitas? ¿Se comprueba si el susodicho ha estado recientemente en Lourdes o Fátima?

Claro que ya puestos, casi mejor habría hecho Juan Pablo II envíandole una colitis que le impidiera correr ese día ¿no?