Recuerdo que tenía yo once años cuando, al salir de clase, me peleaba con otra media docena de repelentes niños por conseguir tomar prestado de la biblioteca el siguiente número de Tintin. Ignorante de mí, no sabía la tremenda imprudencia que cometía…

La Comisión británica para la Igualdad Racial (CRE, en sus siglas en inglés) ha exigido la prohibición en Reino Unido de uno de los cómics de Tintín. Su objetivo es ‘Tintín en el Congo’ y la razón, que “pone de relieve groseros estereotipos raciales”.

Según una portavoz de CRE, este libro contiene “imágenes y palabras acerca de prejuicios raciales atroces, donde los ‘nativos salvajes’ parecen monos y hablan como imbéciles”, informa el periódico británico ‘The Times’.

Ya ven, no sólo en España nos la cogemos con papel de fumar. Lo más sangrante es que se quiere retirar de las librerías un comic editado en 1930, obviamente con unas circustancias culturales y sociales totalmente distintas a las actuales, y que además Hergé se disculpó tiempo después de la publicación del álbum.

De todas formas pasará lo de siempre, el comic multiplicará sus ventas …y yo que me alegro.

Anuncios