Dos armas arrojadizas destinadas a futuros políticos en edad púber. Muy elaborados (aunque quizá el socialista ha pretendido un aire retro no demasiado comprendido), pero la base es la misma en los dos. Flashes que sorben las meninges con los mensajes de siempre pero sin demasiada chicha. Manipulación, intolerancia, crispación, retroceso, engaño, odio, rencor. Parece la versión 1.1 de los siete pecados capitales. Por cierto, La Mañana del becario que sustituye a Losantos ya ha puesto hoy el grito en el cielo, acusando el spot del PSOE de belicista. ¿Cómo deberíamos calificar al de NNGG? ¿Conciliador? 

Anuncios