¿Alguna vez te has casado en Las Vegas y no sabías lo que hacías? La realidad supera a la ficción. Ross y Rachel, en un memorable capítulo de Friends, se casaban sin darse cuenta y se arrepentían al día siguiente. Les excusa que estuvieran borrachos. Un directivo español ha hecho lo mismo, alegando también que desconocía que estuviera contrayendo matrimonio. Argumentó ante el juez que participó en el acto por motivaciones “folclórico-románticas”. La broma le va a costar seis meses de prisión, por casarse dos veces sin divorciarse previamente.

Anuncios