A estas horas Bergman ya sabrá si las reflexiones de Fresas Salvajes eran realmente ciertas. Espero que Dios se haya tomado con humor la divagación sobre su existencia. Homenaje al maestro.

Anuncios