Las vacaciones son tentadoras para los devoradores de información. Cuando vamos al kiosco y vemos tal cantidad de prensa de derechas, izquierdas y veteasaber no podemos resistirnos a gastar un euro en cada ejemplar para matar los tiempos muertos tumbados en la playa. Leo, mal me pese, El Mundo, y contemplo aterrado un artículo de opinión que arremete (de nuevo) contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Al parecer los aburridos derechones han topado con un mal supuesto libro de texto llamado Educación para la Ciudadanía que, desde una pedagogía bastante tosca, alaba el marxismo, habla mal de Losantos y critica la guerra de Irak. Pone verde a USA, acusándola de millones de muertos en Irak y alaba al socialismo como único remedio contra la lacra mundial del capitalismo, a la vez que aconseja perder la virginidad antes del matrimonio. Pues bien, resulta que tal libro ni es de texto, ni está homologado, ni lo recomienda el Ministerio de Educación. Como describe Escolar en su blog, es un ensayo marxista sobre la nueva asignatura. Nada que ver con el Zapa, aunque insistan estos adiestrados periodistas de que la asignatura de marras es un catecismo radical-socialista.