Islamofobia es un término controvertido con el que sus proponentes hacen referencia a los sentimientos de hostilidad hacia el Islam y por extensión, hacia los musulmanes. Sus críticos aducen que el concepto es usado de forma impropia para desprestigiar o silenciar la legítima crítica al Islam, sobre todo en relación a las libertades civiles y los derechos humanos.

Según la ONG británica Runnymede Trust, ocho son las características que denotan la islamofobia:

1. La creencia de que el Islam es un bloque monolítico, estático y refractario al cambio.
2. La creencia de que el Islam es radicalmente distinto de otras religiones y culturas, con las que no comparte valores y/o influencias.
3. La consideración de que el Islam es inferior a la cultura occidental: primitivo, irracional, bárbaro y sexista.
4. La idea de que el Islam es, per se, violento y hostil, propenso al racismo y al choque de civilizaciones.
5. La idea de que en el Islam la ideología política y la religión están íntimamente unidos.
6. El rechazo global a las críticas a Occidente formuladas desde ámbitos musulmanes.
7. La justificación de prácticas discriminatorias y excluyentes hacia los musulmanes.
8. La consideración de dicha hostilidad hacia los musulmanes como algo natural y habitual.

Texto extraído de Wikipedia.

Curiosamente, esta acepción puede ser aplicada también a la religión católica en determinadas épocas y lugares del mundo (incluída la España del siglo XXI).

Anuncios