La buena noticia duró poco, el avance se quedó por el camino:

Pfizer retira, por sus bajas ventas, la insulina inhalada.

Confiemos en que solucionen el problema de su formato (demasiado grande) y encuentren la forma de conseguir más aceptación en el mercado.