octubre 2007


 

Visto en Público.

Principales puntos de la Ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información en España, en caso de que se apruebe.

Recomendable su lectura y difusión.

Telemadrid bate cada año sus propios records, pero a la baja: un 14,9% de share en 2004, un 14,4% en 2005, un 11,4% en 2006… Pedazo de director, el amigo.

Con estas cifras, y una programación exquisita, era lógico que el pasado 3 de julio el Partido Popular propusiera que Manuel Soriano repitiera como director general de Telemadrid. […]

El fulminado Soriano ha logrado conformar una plantilla de ensueño: Pedro Ruiz, Curri Valenzuela, Buruaga, Sánchez Dragó, Cristina Tárrega… ¡Sólo le han faltado Urdaci y Jiménez Losantos para conseguir un dream team televisivo!

En El Descodificador analizan la destitución del hasta ahora presidente de Telemadrid Manuel Soriano.

“Un canon indiscriminado penaliza el talento y el Gobierno que yo presida no está por la labor. Yo lo que haré es otra cosa: primar la creatividad y levantar el manto de sospecha digital que se ha extendido sobre todos los ciudadanos. Lo haré porque no quiero que se presuma que los ciudadanos se dedican a la piratería pero, sobre todo, porque no quiero que España evolucione hacia la edad de piedra tecnológica.”

Que sí, que ya sé que es una promesa electoral como cualquier otra. Pero si Rajoy dice algo coherente, y fuera de discursos alejados de los problemas reales de la ciudadanía, hay que valorarlo.

Visto en El Blog de Enrique Dans

El PSOE se indignó ayer al conocer el pensamiento del ex ministro del Interior y eurodiputado del PP Jaime Mayor Oreja sobre el franquismo. Se pregunta el político vasco por qué tiene que condenar el franquismo “si muchas familias lo vivieron con naturalidad y tranquilidad”. La situación era de “extraordinaria placidez”, según Mayor Oreja.

Anda que si ahora fuera ministro iba a soltar tal cantidad de insensateces. Es lo que tiene no aspirar ya a nada en política y estar de vuelta de todo, que puedes decir las cosas bien claritas sin miedo a las represalias.

 

Visto en El Mundo

Hasta los suyos se cachondean.

-Ahí va Rajoy

(Miguel Ángel Revilla en el desfile 12-O, al ver descender a un paracaidista abanderado.)

Ésta es la bandera española. Tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas. Los colores que implantara Carlos III no son más que eso, colores. Podrán decirnos cómo es nuestra bandera. Podrán decirnos dónde y cuando exhibirlas. Pero nadie nos dirá qué representa. España es un sentimiento hondo e inexpugnable que algunos pretenden cuadricular bajo la nobleza falaz del papel. Esta bandera me representa allá donde vaya, y representa mi orgullo como español. Ser español significa freír con aceite de oliva, saludarse con dos besos y acompañar el atardecer con una cerveza helada en cualquier terraza. Es amar a Kubala, Alonso y Olano. Es desayunar cortado, tostada y prensa. Cenar tarde, fuerte y en familia. Reír a gritos sin que te miren. Ser español es ver una chica desnuda en un escaparate y pasar de largo. Es leer a Góngora sin traducir. Es besar a alguien de tu sexo en la cola del cine. Es caminar por Itálica y poner el culo sobre una baldosa como un romano hiciera hace dos mil años. Es bañarte en pelotas en la playa en pleno marzo. Es disponer de dieciseis semanas parar reponerte de un parto. Ser español es padecer cáncer de próstata en pleno desempleo y vivir para contarlo. Es ser mujer y también vivir para contarlo. Es tener un hijo minusválido y que crezca feliz comprendido e integrado. Es convertirse en ingeniero agrónomo mientras tu padre es labriego. Es entrar en un instituto sin cruzar un detector de metales. Es tener capacidad de decisión sin prejuicios políticos ni religiosos. Es recorrer miles de kilómetros de autovía gratuita para conocer las lenguas, comidas, tradiciones y sentimientos de naciones con vida propia, más antiguas que la palabra España, unidas bajo la protección social, solidaria y económica de un estado eficaz y democrático.

Si todo esto representa, ésta es mi bandera.

Seguimos sin saber de dónde saca César Calderón estos magníficos videos que jamás salen a la luz. ¿Recuerdan aquel de Sanchez Dragó?

Al rey le favorece bastante la barba, la verdad.

La Ley de Memoria Histórica prosigue su camino de la peor manera posible. Lo que debiera ser una pilastra de incondicional consenso entre las dos mayores fuerzas políticas, abandona su principal móvil, el humano y sentimental, para dejarse arrastrar por las hediondas y feroces aguas de la política nacional. El Partido Popular se niega a dar el visto bueno a la letra, más que por desacuerdo de puntos, por reventar la propia existencia de dicha ley. Se refugian en la fábula de las viejas heridas que no se deben reabrir. Explíquenle a aquellos que jamás pudieron enterrar a sus hijos, padres o abuelos en un terruño decente. Después vendrán con que los rojos también se las traían, que si Paracuellos o que si el cabrón del Carrillo y tal. Y sí, muy bien, pero que eso no quita desenterrar a todo Cristo de los caminos, ya sea una u otra cuneta, y darle cristiana sepultura tras un exhaustivo análisis forense. Que esas pruebas, con su ADN, su ciencia y su milonga, necesitan muchas perras. Y si no es el Estado, ya me dirán quién las va a pagar.

Hagamos un ejercicio. Supongamos que es cierto que los rojos fueron los terribles enemigos de España, que la llevaron al cataclismo y encendieron la llama de la Guerra civil con el 1934 que tanto pregona Moa, matando curas y todo eso. Supongamos que el bando nacional fueron santos beatísimos, arcángeles ataviado de cándidas de raso. Aún así, el partido de Rajoy, ejemplo de Liberalismo, Democracia, la unión de los españoles, la dignidad del hombre, el humanismo cristiano de tradición occidental y el oprobio de Cuba, Irán, Venezuela y Birmania, debería condenar el terrible régimen que ahogó España durante cuarenta años y la sigue condicionando otros treinta. Simplemente por coherencia política, por limpiar su cara y aplicar al dedillo la primera página de sus estatutos.

Prosigamos el ejercicio. Supongamos que los 45 millones de españoles nos ponemos por una vez de acuerdo y hacemos caso a Acebes. Acordamos firmar con sangre un escrito que afirme taxativamente que Azaña, Largo Caballero, Negrín y Carrillo fueron abyectos criminales de guerra mientras que Franco se convirtió en el Jack Bauer de los años treinta. Aún así, con todos los españolitos cara al sol, uno por uno, no podríamos convencer a una comunidad mundial que ha constatado en su propio sentir histórico y todas las formas de expresión posibles, tanto libros, cine, música, religión, juguetes, cómics y películas de Disney, que el Eje Roma-Berlín-Tokio fue responsable de la muerte de 60 millones de personas en la Segunda Guerra Mundial. Y que muy amigo de este Eje, y más aún de su cabeza Adolf Hitler, fue nuestro generalísimo de todos los ejércitos. Este bando, inventor del fascismo, fue el gran provocador, ambicioso, asesino y perdedor del siglo XX. Y Franco no pudo montarse al carro porque no le dejaron sus amigos fascistas europeos. Así que ahora no me vengan con que todos eran malos en el 36. Todos los españoles eran inocentes, pero todos sabemos qué jerifaltes fueron los malos de la peli.

Lo dicen en El Confidencial Digital, así que debe ser verdad:

Clientes del Banco Santander y de Vodafone en España están anunciando su ‘boicot’ a ambas empresas por el trato que la escudería alemana McLaren Mercedes y su jefe de filas, Ron Dennos en particular, están dispensando al piloto asturiano Fernando Alonso.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, algunos clientes están creando redes de oposición para hacer público su disgusto por el ‘ninguneo’ al español. Manifiestan que ya han decidido abandonar ambas compañías o lo harán “próximamente”, si el equipo de Fórmula 1 no cambia de actitud. Estos ciudadanos proponen cancelar todas las cuentas y domiciliaciones del Banco Santander, así como cambiar de operador de telefonía en el caso de Vodafone.

Al final van a tener razón los que decían que seguimos siendo un país de pandereta..

Entrevista digital a la cantante Chenoa, que presenta nuevo disco. A los piropos y típicos mensajes quinceañeros de los internautas la cantante responde como buenamente sabe, es decir, soltando una frase hecha tras otra. Y en esto que un “quintacolumnista” hace aparición:

– En tu último disco triunfaste con una canción llamada ‘Rutinas’, cuya letra dejaba joyas como “Me levanto muy temprano con café en mi mano.Con noticias que son rancias en mis circunstancias” o “Caminando entre el tráfico siempre hay atascos, Que me frenan el impulso de saltar los charcos“. Para este nuevo disco ¿te has currado un poco más las letras?

Creo que mi carcajada se ha dejado sentir en la casa del vecino.

Sábado seis de octubre, Cardiff (Gales). Cuartos de final del Campeonato del mundo de Rugby, Francia – Nueva Zelanda.

Antes del partido y como es habitual los jugadores neozelandeses hacen la tradicional Haka, danza tradicional maorí destinada a aterrorizar a los rivales. Imagínense a esas moles de carne haciendo esos gestos y vociferando a escasos centímetros de su cara.

Pero este día algo ocurre, los franceses, vestidos con los colores de la bandera tricolor devuelven el desafío de la danza maorí con una actitud chulesca e incluso burlona.

Francia ganó 20 a 18 en un partido seguido por dieciocho millones de franceses.

« Página anteriorPágina siguiente »