Un senador marroquí atraviesa la frontera de Melilla para protestar por la visita real, y por poco es detenido por tener pendiente una denuncia por malos tratos a su ex-mujer.

Anuncios