Morir a las 9:20 de la mañana es infinitamente más ventajoso que a la dos de la tarde. No les jodes la escaleta a los periodistas ni el almuerzo a los políticos. El grueso de la población se entera de la noticia en el telediario de las tres, y hasta esa hora al Partido Popular le da tiempo a fraguar un plan de maniobra que sea decisivo en la precampaña. Actua con sensatez y da un vuelco a su tradicional discurso: ahora proclama un total apoyo al gobierno. Rubalcaba, en un empaque de la sabiduría infinita que le abriga, convoca a 17 organizaciones políticas y sociales para que firmen juntos un manifiesto de repulsa. Todos se han lavado la cara y esto sale a pedir de boca. Pregúntenselo a las familias de los dos guardia civiles acribillados, o mejor dicho niños. El artículo podría llamarse “Becarios defendiendo cada uno su patria”. Porque no me dirán que no es torpeza y mala suerte coincidir en un bar y dejarse descubrir de manera tan burda. ¿Saben estos señores etarras que han firmado la sentencia de muerte de su banda asesinando en Francia? En tiempos de Suárez era un pelotazo pegar tiros en Intxaurrondo y escapar por Irún. Francia y España no se llevaban bien, y la única forma de cazar etarras fue contratar a Galindo. Los terroristas sabían que no atentar en Francia, por mucho que les costara renunciar a la soberanía de Baja Navarra, Lapurdi y Zuberoa, significaba sobrevivir en el santuario gabacho. Pero ahora se les va la pinza y se afarrucan a pelo contra dos guardias civiles en Capbreton. Así, sin anestesia. Estos dos pobres han sido dados de baja del servicio, pero creo que a los otros tres les darán vacaciones indefinidas.

Anuncios