La aseguradora sanitaria Sanitas le ha visto las orejas al lobo y ha decidido tomar cartas. Internet puede ser la ruina de las grandes empresas. Las voces se corren en los foros especializados y las webs promotoras de noticias. Sanitas incluía hace un año en su anuncio de TV una imagen de un niño con síndrome de Down. Sin embargo le negaron una póliza a una niña aquejada de esta alteración genética. La compañía reconoció que tiene por norma no asegurar a personas con Síndrome de Down “como es práctica habitual en el sector”.

De aquellos barros, estos lodos. La familia interpuso una demanda por discriminación y publicidad engañosa. La noticia se esparció por la red convirtiéndose en escándalo.

Estas navidades Sanitas nos ofrece, en un nuevo spot televisivo, un seguro exclusivo para personas con Síndrome de Down. Incluso presume de de ser de las primeras en ofrecer este producto. Nada dicen del engaño al que nos ha tenido sometidos.