El PSOE considera que actualmente se produce con frecuencia un “uso espurio” de la figura del becario en las empresas. Jóvenes muy preparados pasan años en una situación inestable y con ingresos muy reducidos que puede malograr la experiencia que adquieren. A raíz de este argumento, recogido en el borrador del programa electoral para las próximas elecciones generales, los socialistas se proponen crear un Estatuto del Becario en las Empresas.

El objetivo, según se recoge en el documento, es fomentar que los becarios sean contratados cuando finalice el periodo de formación. “Resulta oportuno que las cualificaciones adquiridas a lo largo de su proceso formativo no se malogren por una lenta inserción laboral”, dice el programa, que recomienda regular sanciones para las empresas que hagan un uso indebido de esta figura.

Según el análisis que hace el PSOE en el borrador de su programa, los contratos en prácticas no se están utilizando adecuadamente. Si los becarios están realizando una colaboración productiva con la empresa, “que comporte la ejecución de una actividad laboral al tiempo que se completa la formación”, se les debe hacer un contrato de trabajo formativo, una figura que se inventó precisamente para eso. Los contratos formativos “no acaban de obtener toda su potencialidad”, opina el PSOE.

El empleo precario en España es aproximadamente un tercio del total. Sin embargo, en el último año la temporalidad ha descendido del 34,59% al 31,94%, según la última Encuesta de Población Activa.

Más en El País

Anuncios