Hoy se ha celebrado en la ciudad de Volgogrado (antigua Stalingrado) el 65º aniversario del fin de la batalla más mortífera de la historia. Su desenlace victorioso por parte de la URSS supuso el punto de inflexión de la II Guerra Mundial (al menos en lo que se refiere a su frente europeo oriental). El 2 de Febrero de 1943 se rindieron los últimos soldados del 6º Ejército Alemán, abandonado a su suerte por Hitler.

La Batalla de Stalingrado fue un épico enfrentamiento entre las fuerzas alemanas y los ejércitos soviéticos por la ciudad de Stalingrado entre junio de 1942 y febrero de 1943, durante la «Gran Guerra Patriótica» (como se conoce en Rusia al Frente Oriental).

Luego de que Adolf Hitler desviase fuerzas de la imparable Fall Blau hacia Stalingrado, se libraron dentro de la ciudad intensos combates urbanos, sin que ningún bando se hiciese con el control total de las ruinas. En noviembre de 1942, una contraofensiva soviética atraparía al 6º Ejército Alemán, que sería aniquilado cien días después.

La negativa de Hitler y de Stalin a renunciar a la símbólica ciudad significó la muerte de cientos de miles de soldados de ambos bandos. Con bajas estimadas entre 1.640.000 a 2.000.000 de personas, entre soldados y civiles de ambos bandos, la Batalla de Stalingrado es considerada como la batalla más sangrienta en la historia de la humanidad.

Vía Menéame y, como no, wikipedia.

Anuncios