Qué bien nos hubiera venido que estos valientes defensores de la PAZ, que se “arriesgan” a apoyar al que manda, se hubieran dado una vuelta por el País Vasco cada vez que había un atentado; más que nada para acompañar a las víctimas en su dolor y ayudarles con su solidaridad activa a defender la alegría. Qué bien nos vendría, ahora incluso, que se acercaran a esos pueblos del País Vasco en los que los ciudadanos constitucionalistas siguen sin poder hablar sin miedo; qué bien nos hubiera venido que se manifestaran con nosotros, defendiendo la alegría, cada vez que decíamos ETA NO.

Rosa Díez se desahoga a gusto en su blog, convencida de que una pataleta de socialista arrepentida le regale un puñadín de votos. Nos permitimos el lujo de tirar de hemeroteca y recordarle aquella edición de los los Premios Goya de 2004, donde Cayetana Guillén Cuervo alzó sus manos blancas contra ETA y la Academia de Cine hizo público un comunicado en el que manifiestaba : “NO al terrorismo, NO a ETA, NO a la guerra, NO a la tortura, NO a la pena de muerte, NO a los malos tratos, NO a la manipulación, NO a la coacción, NO a la censura, NO al hambre, NO a la injusticia, NO a la miseria”.

cayetana_manos_blancas.jpg
Anuncios