Hoy se cumplen 25 años de la huída de la justicia de José María Ruiz Mateos a raíz de la expropiación de Rumasa, vértice revolucionario del PSOE de los 80. Aquella maniobra fue duramente criticada por la derecha y llegan a nuestros días las teorías conspirativas que la tachan de maniobra de amiguismo y favoritismo hacia la Banca Española y golpe al Opus Dei para impedir un supuesto intento de desestabilización económica del gobierno. Ese fantasma perseguirá a Miguel Boyer por los siglos. La notica hoy es que entre los años 1983 y 1987 Manuel Pizarro, actual fichaje económico de Mariano Rajoy, fue asesor jurídico del ministerio socialista de Economía, y cuando se produjo la expropiación de Rumasa ocupaba el cargo de subdirector de Expropiaciones de la dirección general de patrimonio, un puesto clave a la hora de articular jurídicamente la expropiación de la empresa de José María Ruiz Mateos. Para que sepan aquellos votantes del PP, enemigos de Alfonso Guerra, liberales aférrimos, adversarios del intervencionismo estatal, numerarios del Opus, que sepan a quien votan.

ruiz_mateos.jpg
Anuncios