No son pocas las veces en que uno se sorprende sobre el desconocimiento generalizado que la gente tiene sobre determinados temas culturales y religiosos, máxime cuando algunas culturas y religiones son mencionadas diariamente en los medios de información tradicionales y están, por tanto, en boca de todos. En particular, éste es el caso en que se encuentra todo lo relacionado con el Oriente Medio.

Con el objetivo de aclarar la confusión, generada en gran parte por los propios medios de información, que se deriva de algunos conceptos, me propongo desarrollar algunas nociones sobre Oriente Medio que todo el mundo debería conocer:

  • 1. Ser árabe implica pertenecer a un grupo étnico, no a una religión: Lamentablemente existe una confusión generalizada cuando se emplean los términos árabe y musulmán. Ser árabe implica pertenecer a un grupo étnico, bien por descendencia directa o por uso de la lengua árabe, mientras que ser musulmán implica profesar la religión del Islam. Dentro del mundo árabe, la religión más extendida es el Islam, pero también existen otras religiones como el Cristianismo (en particular, en un país árabe como Líbano el Presidente ha de ser cristiano por ley).
  • 2. Los árabes son también semitas: Aunque se asocie el término antisemitismo a la hostilidad ideológica y racial del mundo árabe contra el pueblo judío, hay que aclarar que este uso es completamente erróneo, dado que los árabes también pertenecen a los Pueblos Semitas. Esto se debe a que los Pueblos Semitas son aquellos cuya lengua materna pertenece a la familia de lenguas semíticas (árabe, hebreo, arameo, asirio, siríaco, acadio, yehén, tigriña, etc).
  • 3. Chiismo, Sunismo y Jariyismo hacen referencia a ramas del Islam, no a grupos étnicos: No es raro escuchar hablar en los medios de información sobre chiíes, suníes y jariyíes como si de distintos grupos étnicos se tratara. Sin embargo, las diferencias entre ellos se fundamentan en cuestiones religiosas, no raciales, de la misma manera que se podría diferenciar entre españoles católicos, protestantes u ortodoxos. El Chiismo, Sunismo y Jariyismo hacen referencia única y exclusivamente a ramas religiosas dentro del propio Islam.
  • 4. Ser musulmán no implica ser islamista: Según la RAE, el término islamista hace referencia al integrismo musulmán. Por tanto, si bien es cierto que todo islamista es musulmán, el recíproco no es cierto.
  • 5. Irán no es un país árabe, sino persa: Es bastante común relacionar a Irán con el mundo árabe, al ser el Islam la religión oficial, pero éste es un gravísimo error, ya que Irán no es un país de árabes sino de persas, que es un grupo étnico completamente distinto.

Gracias a Dogmafobia.

Anuncios