Confiemos, por su bien, en que McCain tenga argumentos más convincentes si realmente quiere llegar a la Casa Blanca.

Anuncios