El de mi paisana Bibiana Aído como ministra de Igualdad. No me refiero a su primera reunión en el Consejo ni a sus declaraciones tras prometer el cargo. Su blog personal, yermo hasta ayer y hoy número uno en los rankings de visitas, denuncia algo tan falso y manido como que las enfermeras del Hospital San Rafael de Cádiz sufren en sus carnes la humillación de vestir uniforme sanitario dispuesto de falda corta, cofia y amplio escote. La ministra española más joven de la historia parece que no ha estado enferma de gravedad en su vida, puesto que es evidente que jamás ha pisado dicho hospital. Se ha montado en el circo mediático de los uniformes de Clínicas Pascual, del cual la mayoría de enfermeras no son partícipes. Vale, el uniforme no es quizá lo más práctico para las labores de enfermera, pero es de camisa a cuello cerrado y cada enfermera se pone la falda lo corta que le viene en gana. Ya de paso, Bibiana critica la obligatoriedad de los uniformes femeninos en los trabajos de azafata y similares, como si fuera un espanto el que una empresa muestre su cara al público como le venga en gana. ¿Acaso los conductores de autobús pueden ir en bermudas? En fin, Bibiana, un saludito de ánimo, suerte en tu carrera y la próxima busca la igualdad en otros ámbitos, que los hay a espuertas y no precisamente en un hospital privado.

Anuncios